Gimnasia pasiva

GIMNASIA PASIVA

La electroestimulación también conocida como gimnasia pasiva, recibe su nombre gracias a que consiste en una serie de impulsos eléctricos de bajo impacto, estos generan contracciones musculares a través del nervio motor. Aunque desde hace varias décadas esta ha sido utilizada para la rehabilitación muscular y la medicina deportiva, lo cierto es que los avances de la ciencia han permitido que esta práctica, poco a poco, se haya convertido en lo que es hoy: una forma de sanar lesiones deportiva, pero además tiene aportes al mundo de la estética y el fitness.

Ventajas de las terapias de electroestimulación:

– Gracias a su naturaleza, es incapaz de producir agotamiento, por lo que se pueden realizar más repeticiones.

– Al contrario de lo que sucede con las contracciones voluntarias, con esta práctica la tensión se mantiene por mucho más tiempo en el músculo.

– Se obtiene un aumento de la masa muscular en mucho menos tiempo.

30 minutos

Se recomienda DIEZ sesiones. Según el objetivo a conseguir se decidirá la frecuencia de aplicación.

Cualquier persona en fase de adelgazamiento, para mejorar la flacidez, aumentar el tono muscular….

Piel más tersa, contorno más definido, mejorar la circulación